Protección

¿Conoces al Águila Arpía?

El águila arpía, Harpia harpyja, es el ave nacional de Panamá. Con un metro de altura y una envergadura de más de dos metros, este depredador es el raptor más fuerte y el amo indiscutible del bosque: a pesar de su tamaño, la arpía puede volar casi en silencio entre los árboles para cazar su comida favorita, ¡perezosos y monos!

Lamentablemente, las águilas arpías salvajes ahora son raras en Panamá porque han perdido gran parte de su hábitat debido a la deforestación. Y no son solo las águilas arpías: los jaguares, tapires, monos araña y muchos más especies están en peligro por la pérdida de hábitat.
Águila Arpía, Harpia harpyja

La protección del medio ambiente de Panamá es especialmente importante debido a su asombrosa diversidad. Aunque de tamaño pequeño, Panamá tiene más especies de aves que Estados Unidos y Canadá juntos. Sin embargo, la mitad de los bosques de Panamá ya han desaparecido y alrededor del 6% de las especies animales están en peligro de extinción

Pérdida vs Degradación

Impresionantemente, más del 20% de Panamá ya está protegido en parques nacionales u otras reservas, la cantidad más alta en toda Centroamérica. Si bien la acción de proteger los hábitats es esencial para evitar la pérdida de hábitat y representa la dedicación de Panamá al medio ambiente, las áreas protegidas pueden no ser adecuadas por sí mismas.

El problema es que la pérdida de hábitat suele ser obvia: donde había bosque, ahora hay un campo, una calle o edificios. La degradación del hábitat no es tan obvia. Incluso las áreas protegidas pueden sufrir degradación cuando los hábitats están fragmentados, contaminados o invadidos por especies exóticas. Nuestro enfoque de protección intenta abordar tanto el problema de la pérdida de hábitat como el de la degradación en las áreas protegidas.

Lo Que Estamos Haciendo

Para abordar el problema de la pérdida de hábitat, ADOPTA ha asumido un papel activo en la protección de ecosistemas en peligro. En particular, administramos una reserva natural privada de más de 600 hectáreas en la Serranía de Majé, en el límite de la provincia de Darién en el este de Panamá. La reserva se encuentra dentro de un Área Importante para las Aves, según la Sociedad Audubon, y tiene un pequeño parche de bosque nuboso cerca de la cima del Cerro Chucantí, la montaña más grande de la cordillera. Los bosques nubosos son hábitats muy raros en América Central y contienen muchas especies endémicas que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Es especialmente la verdad en Chucantí, donde se han descrito más de una docena de nuevas especies desde 2004, muchas de las cuales no viven en ningún otro lugar del mundo.

Además, nos asociamos con muchas otras organizaciones (tanto gubernamentales como no gubernamentales) para combatir el problema de la degradación del hábitat. La reserva en Chucantí, por ejemplo, está protegida en parte con el apoyo de SENAFRONT, la policía nacional, quienes nos ayudan patrullando la reserva para prevenir la caza furtiva y otras actividades ilegales. En otras regiones de Panamá, como el parque Camino Las Cruzes en el área del Canal, los voluntarios de ADOPTA trabajan con otras organizaciones de la Alianza por El Millón para reforestar áreas del bosque que han sido invadidas por especies exóticas. Finalmente, ayudamos a organizar eventos durante todo el año para limpiar las playas o alentar al público a interesarse por el medio ambiente de otras formas para evitar dañar hábitats importantes por accidente.