Cerro Chucantí

Cerro Chucantí

Hábitat Crítico

Con 1.439 metros en la cima, el Cerro Chucantí es la montaña más alta de la Serranía de Majé en el límite de la provincia de Darién en el este de Panamá y se encuentra dentro de una zona clave de transición biológica. En altitudes tan elevadas, el calor estereotipado de los trópicos no existe. Es frío y muy húmedo, lo que representa un hábitat muy raro llamado bosque nuboso, el único en 100 kilómetros en cualquier dirección.

Este aislamiento ha permitido que la especie en Chucantí evolucione por separado de otros bosques nubosos en Panamá, y muchos son endémicos de Chucantí y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. También hay muchas otras especies de especial preocupación que viven en la Serranía de Majé, como el mono araña negro (Ateles fusciceps rufiventris) y hocofaisán (Crax rubra) cuyas poblaciones están amenazadas por la pérdida de hábitat. Cerro Chucantí también ha sido declarado Área Importante para las Aves, según la Sociedad Audubon de Panamá, y Área de Alta Prioridad para Aves Endémicas del Mundo (EBA 024: Tierras Altas de Darién) por Birdlife International debido a aves como la hermosa treerunner (Margarornis bellulus), paloma perdiz de Goldman (Zentrygon goldmani) y solitario variado (Myadestes coloratus).

Desafortunadamente, los bosques de Chucantí están amenazados por la deforestación para la madera y la agricultura. En un esfuerzo por salvar este hábitat esencial, ADOPTA ha comprado alrededor de 600 hectáreas de terreno para crear la Reserva Natural Privada Cerro Chucantí. Explore esta página para conocer más sobre el proyecto y contáctenos si está interesado en viajar a Chucantí.

Hábitat Crítico

Con 1.439 metros en la cima, el Cerro Chcuantí es la montaña más alta de la Serranía de Majé en el límite de la provincia de Darién en el este de Panamá y se encuentra dentro de una zona clave de transición biológica. En altitudes tan elevadas, el calor estereotipado de los trópicos no existe. Es frío y muy húmedo, lo que representa un hábitat muy raro llamado bosque nuboso, el único en 100 kilómetros en cualquier dirección.

Este aislamiento ha permitido que la especie en Chucantí evolucione por separado de otros bosques nubosos en Panamá, y muchos son endémicos de Chucantí y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. También hay muchas otras especies de especial preocupación que viven en la Serranía de Majé, como el mono araña negro (Ateles fusciceps rufiventris) y hocofaisán (Crax rubra) cuyas poblaciones están amenazadas por la pérdida de hábitat. Cerro Chucantí también ha sido declarado Área Importante para las Aves, según la Sociedad Audubon de Panamá, y Área de Alta Prioridad para Aves Endémicas del Mundo (EBA 024: Tierras Altas de Darién) por Birdlife International debido a aves como la hermosa treerunner (Margarornis bellulus), paloma perdiz de Goldman (Zentrygon goldmani) y solitario variado (Myadestes coloratus).

Desafortunadamente, los bosques de Chucantí están amenazados por la deforestación para la madera y la agricultura. En un esfuerzo por salvar este hábitat esencial, ADOPTA ha comprado alrededor de 600 hectáreas de terreno para crear la Reserva Natural Privada Cerro Chucantí. Explore esta página para conocer más sobre el proyecto y contáctenos si está interesado en viajar a Chucantí.

Hábitat Crítico

Con 1.439 metros en la cima, el Cerro Chcuantí es la montaña más alta de la Serranía de Majé en el límite de la provincia de Darién en el este de Panamá y se encuentra dentro de una zona clave de transición biológica. En altitudes tan elevadas, el calor estereotipado de los trópicos no existe. Es frío y muy húmedo, lo que representa un hábitat muy raro llamado bosque nuboso, el único en 100 kilómetros en cualquier dirección.

Este aislamiento ha permitido que la especie en Chucantí evolucione por separado de otros bosques nubosos en Panamá, y muchos son endémicos de Chucantí y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. También hay muchas otras especies de especial preocupación que viven en la Serranía de Majé, como el mono araña negro (Ateles fusciceps rufiventris) y hocofaisán (Crax rubra) cuyas poblaciones están amenazadas por la pérdida de hábitat. Cerro Chucantí también ha sido declarado Área Importante para las Aves, según la Sociedad Audubon de Panamá, y Área de Alta Prioridad para Aves Endémicas del Mundo (EBA 024: Tierras Altas de Darién) por Birdlife International debido a aves como la hermosa treerunner (Margarornis bellulus), paloma perdiz de Goldman (Zentrygon goldmani) y solitario variado (Myadestes coloratus).

Desafortunadamente, los bosques de Chucantí están amenazados por la deforestación para la madera y la agricultura. En un esfuerzo por salvar este hábitat esencial, ADOPTA ha comprado alrededor de 600 hectáreas de terreno para crear la Reserva Natural Privada Cerro Chucantí. Explore esta página para conocer más sobre el proyecto y contáctenos si está interesado en viajar a Chucantí.

© Danny Haelewaters

Explorar la Reserva

¡La Reserva Natural Privada Cerro Chucantí es uno de los lugares más singulares de Panamá! Con un bosque nuboso aislado en su parte superior y una variedad de otros hábitats en elevaciones más bajas, la Reserva es perfecta para diversas actividades como la investigación y la observación de aves.

© Danny Haelewaters

Explorar la Reserva

¡La Reserva Natural Privada Cerro Chucantí es uno de los lugares más singulares de Panamá! Con un bosque nuboso aislado en su parte superior y una variedad de otros hábitats en elevaciones más bajas, la Reserva es perfecta para diversas actividades como la investigación y la observación de aves.

Nuestra Inspiración

Nuestra Inspiración

Aunque hoy en día ADOPTA apoya los esfuerzos de conservación en todo Panamá, no existiríamos si no fuera por Cerro Chucantí.

Cuando nuestro fundador, Guido Berguido, visitó Chucantí por primera vez, quedó atónito con lo que vio. Especies poco comunes como el Saltarín Cuellidorado (Manacus vitellinus) y el Trepatroncos Rojizo (Dendrocincla homochroa) se encontraron en los frondosos bosques tropicales más bajos de la montaña, mientras que el bosque nuboso brindó sorpresas adicionales como el Subepalo Bello (Margarornis bellulus) y el Solitario Variado (Myadestes coloratus), que anteriormente solo se sabía que ocurría cerca de la frontera con Colombia. Pero al mismo tiempo, el bosque cercano se estaba talando rápidamente para obtener madera y crear campos para las vacas. ¡Había que hacer algo para detener la locura!

Un Subepalo Bello ( Margarornis bellulus ) encuentró en Chucantí.

Con el apoyo de amigos y familiares, Guido compró un terreno y creó la Reserva Natural Privada Cerro Chucantí. Sin embargo, a medida que más y más investigadores y observadores de aves comenzaron a visitar el área (varios de los cuales donaron generosamente dinero para hacer crecer la reserva), se hizo obvio que necesitábamos una organización para administrar la Reserva. Por tanto, se creó ADOPTA.

¿Cuales especies se han visto en Cerro Chucantí?

Amenazas y Protección

¿Qué tienen en común la madera, el fuego y las vacas? Todas son causas importantes de pérdida de hábitat alrededor del Cerro Chucantí, poniendo en riesgo especies raras y endémicas.

Amenazas y Protección

¿Qué tienen en común la madera, el fuego y las vacas? Todas son causas importantes de pérdida de hábitat alrededor del Cerro Chucantí, poniendo en riesgo especies raras y endémicas.

Agradecimientos

La Reserva Natural Privada Cerro Chucantí nunca hubiera sido posible sin el apoyo de muchas personas. Por supuesto, primero debemos agradecer a Guido y a la familia y amigos que proporcionaron el dinero para comprar la primera parcela de tierra para comenzar la Reserva en primer lugar. También queremos agradecer a varias personas, muchas de las cuales les gustaría permanecer en el anonimato, y al Rainforest Trust que generosamente donó dinero y apoyo para hacer crecer la Reserva.

Además, las operaciones diarias en la Reserva y nuestros esfuerzos de conservación en todo Panamá no serían posibles sin el apoyo de los visitantes de la Reserva. Entonces, para todos los que han visitado Cerro Chucantí por investigación, observación de aves o simplemente por la experiencia de estar allí, tenemos una cosa que decir: ¡Gracias!